31 de marzo, día mundial contra el cáncer de colon.

23/03/2018

Imagen Noticia

El cáncer de colon-recto fue el más diagnosticado en España en 2015 con 41,441 nuevos casos en ambos sexos.

Entre los hombres es el segundo cáncer más diagnosticado por detrás del cáncer de próstata con 24.764 casos en 2015. Lo mismo pasa en las mujeres, el cáncer de colon-recto alcanza el segundo puesto (detrás del cáncer de mama) con 16.677 casos nuevos. El 45% de los casos de cáncer femeninos son atribuibles al cáncer de mama y el de colon-recto.

Las tasas de incidencia de cáncer de colon-recto aumentan constantemente desde 1993 (48 por 100,000) hasta 2007 (68 por 100,000) y en 2015 la tasa de incidencia proyectada alcanzó el 78 por 100,000.

Se estima que para 2012 un total de 2.634.582 nuevos casos de cáncer en los 27 países de la Unión Europea como entero fueron diagnosticados, 1,434,263 hombres y 1,200,319 mujer. En los hombres, el cáncer de colon-recto (191,623 casos) copa el tercer lugar detrás de próstata y pulmón. En mujeres, el cáncer de colon y recto (150,514 casos) ocupa la segunda posición detrás del cáncer de mama.

En todo el mundo, el cáncer colorrectal representa casi el 10% de todos los cánceres y fue el tercer cáncer más incidente con 1.360.500 nuevos casos en 2012. En Europa y para ambos sexos en su conjunto, ocupó el tercer puesto después de próstata y mama y en España ocupa el primer puesto, (en 2015 se diagnosticaron 41,441 nuevos casos), siendo más frecuente en hombres (24,764) que en mujeres (16.677), tal como pasa en Europa.

Entre los registros de cáncer de España, mayor tasa de incidencia estandarizada por edad para la población mundial (ASIRw) en hombres varió de 32.7 en Cuenca a 50.2 en Tarragona en el periodo 2003-2007. En las mujeres, oscilaron entre 16.7 en Cuenca y 27.6 en Tarragona. En España, la evolución temporal de este cáncer ha demostrado un aumento constante, especialmente en los hombres y hasta el mediados de los 90.

El cáncer de colon, ha aumentado en hombres un 35% y en mujeres un 11% en los últimos años en España, lo cual no puede deberse únicamente a los programas de cribado. Aunque en la actualidad los programas de detección están más extendidos, los primeros comenzaron en el año 2000 en Cataluña y en 2006 en Valencia y Murcia.

Por lo tanto, la mayor incidencia se debe principalmente a la influencia de los factores de riesgo. Como en la mayoría de los cánceres, la edad es el principal riesgo no modificable factor de este cáncer. Más del 90% de los casos son diagnosticados en personas mayores de 50 años. En personas con una predisposición genética o con enfermedades subyacentes tales como la enfermedad inflamatoria intestinal, existe un mayor riesgo. Las personas con enfermedades hereditarias como el colon familiar poliposis o síndrome de Lynch también tienen mayor porcentaje de riesgo, pero la gran mayoría de cánceres colorrectales, más del 90% de los casos son esporádicos.

En cuanto a los factores de riesgo modificables, uno de los más importante es el consumo de carne roja y procesada. Por el contrario, el consumo de fibra, frutas y verduras así como lácteos o micronutrientes, como folato, el calcio y la vitamina D protegen de este cáncer. Todos estos factores dietéticos influyen en el riesgo de cáncer lesiones precursoras, los adenomas colorrectales. Se estima que el 70% de los cánceres colorrectales son evitables con solo medidas dietéticas y nutricionales. La obesidad es otro factor de riesgo para ambos sexos, especialmente la obesidad abdominal. En cambio, el ejercicio y la actividad física actúan como protectores. En ambos casos, la hiperinsulinemia juega un papel importante y su presencia implica un mayor riesgo de adenomas colorrectales. En los últimos años, el consumo de alcohol por encima de 100 g a la semana se ha observado como un factor de riesgo. Algunos estudios también han señalado el consumo de tabaco como factor de riesgo para el cáncer colorrectal, especialmente en el cáncer de recto, con un riesgo de hasta dos veces mayor en relación con el riesgo de no fumadores. Aunque se ha demostrado que el consumo de ácido acetilsalicílico protege contra este cáncer, la aparición de efectos secundarios hace que su administración no sea recomendada sistemáticamente como quimioprevención.

Debido a la gran carga del cáncer colorrectal en la sociedad y la posibilidad de un diagnóstico temprano por parte de las pruebas de detección, este cáncer es susceptible de programas de cribado, los cuales se vienen implementando en los países europeos durante las últimas tres décadas (Reino Unido, Italia, Alemania ...).

Con respecto a España, en 2012 se efectuó el programa de cribado poblacional en una fase piloto en nueve regiones (Aragón, Islas Canarias, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Valencia, Murcia, País Vasco y La Rioja), realizando una prueba bienal de sangre oculta en heces en una población de 50-69 años (excepto Cantabria: 55-69). Sin embargo, todos los programas juntos solo cubrieron el 14% de la población española de este rango de edad. El cáncer colorrectal es sigue incrementándose y es un problema de salud en España. La evolución de la incidencia, la alta prevalencia de los principales factores de riesgo conocidos (dieta inadecuada, sobrepeso, estilo de vida sedentario) y la posibilidad de su diagnóstico temprano demuestra la necesidad de expandir los programas de población de detección temprana para cubrir el 100% de la población de 50-69 años.

Fuente

Galceran, J., Ameijide, A., Carulla, M., Mateos, A., Quirós, J. R., Rojas, D., … Pardo, E. (2017). Cancer incidence in Spain, 2015. Clinical and Translational Oncology, 1–27. https://doi.org/10.1007/s12094-016-1607-9

 

 

 

 

Desarrollado por Web4bio